Tylluan Aderyn (Capitán Tintu)

El explorador, escritor y capitán más querido de los niños (y no tan niños)

tumblr_ogalv1ZOoh1vvj1olo1_r1_1280.jpg

Poco se conoce sobre el pasado de tan remarcable personaje de nuestra historia. Tylluan, o el “Capitán” cariñosamente, es famoso por sus expediciones y viajes de exploración que nos permiten comprender y estudiar nuestra tierra.

Autor de numerosos mapas y escritor de tantos otros libros sobre sus viajes, el Capitán ha sabido iluminar al pueblo de Gardeling que hasta entonces desconocía, o conocía con poca precisión, su territorio tanto en extensión como en flora y fauna.

Tal vez sea Tylluan uno de los más grandes exploradores de nuestro tiempo, y aunque sus estudios de plantas y animales no son para nada escasos, su trabajo se centra en el reconocimiento del terreno.

A bordo de su barco ha sabido descubrir lugares ocultos y misteriosos y según él mismo cuenta, “hay muchos más por descubrir”. Lo acompaña una pequeña tripulación siempre cambiante que se encarga de ayudarlo en sus tareas de altamar que luego de un tiempo da paso a nuevos compañeros de ruta para “mantener el espíritu y evitar la fatiga”.

A lo largo de todo Gardeling pueden escucharse historias relacionadas a los viajes del Capitán y sus valientes voluntarios, pues suelen en caso de descubrimientos ser sus acompañantes quienes den nombre al nuevo hallazgo. Pero no sólo sus cuadernos de bitácora son conocidos, el Capitán aprovecha los días en el mar para escribir cuentos e historias que luego niños (y no tan niños) puedan disfrutar, entremezclando experiencias propias con la fantasía digna de un poeta.

Durante años se supo que un marinero estaba llevando a cabo la difícil tarea de recorrer el mundo con el sólo propósito de conocer con fidelidad sus riquezas, y poder dejar algo a las futuras generaciones que sea de utilidad para la prosperidad de la gente. Poco se conocía del entonces marinero Tylluan, solo con su velero contra las injusticias climáticas. Su primer boceto de lo que podemos llamar “mapa del mundo de Gardeling” era bastante reducido si lo comparamos con la última actualización, también de su autoría. Si bien ya existían algunas versiones e intentos de mapa, él suyo era lo más preciso y detallado que se hubiera tenido hasta entonces, y eso le valió el reconocimiento instantáneo. Así fue como su primero libro “El mundo de Gardeling: sobre su extensión y contenido” (qué incluía dicho mapa además del análisis de la fauna y flora) se convirtió de lectura y aprendizaje obligatorio a lo largo de todas las bibliotecas.

Gracias al éxito del libro el Capitán fue capaz de “retirar” al velero que tantas alegrías le había dado, y adquirir, por medio del esfuerzo de toda la población que trabajó día y noche, su barco (que utiliza todavía y en condiciones inmejorables) así como también de hacerse de la reducida tripulación que no dudó acompañarlo. A saber, entre ellos se encontraba la primera exploradora de las heladas montañas, Arci Fotz, quién a descripto al Capitán como “mi maestro en todas las artes de exploración, pero sobre todo una gran persona”.

Siguiendo el éxito de “El mundo de Gardeling: sobre su extensión y contenido”, publicó años más tarde su primer libro de ficción para niños titulado “Cuentos clásicos de Gardeling” donde recopila historias sobre mitología, folklore y demás, de diferentes regiones y escritas de manera elegante, entretenida y por sobre todo instructiva. A su pasado éxito se le sumó entonces el reconocimiento de los niños quienes suelen referirse al Capitán con total respeto y admiración.

A continuación se enumeran características salientes de su personalidad que no tienen o por lo menos no son de carácter influyentes en su investigación, pero de todas maneras vale la pena rescatar:

  • El Capitán vive en su barco, donde posee una de las bibliotecas particulares más grandes de Gardeling. Se reconoce a sí mismo como un gran lector y defiende el acceso universal a todo aquello que “sirva como enseñanza y dé buen ejemplo de cómo debe comportarse uno así como también nos aporte contenido que contribuya al desarrollo de lo más importante, el conocimiento”.

  • Fanático del té, colecciona hebras que ha recolectado en sus viajes y lleva siempre consigo un pequeño colador más a modo de amuleto que de extrema necesidad. Cuando no se encuentra en altamar se lo puede ver recorriendo diferentes casas de té y usualmente es invitado por la gente para conversar y contar sus historias.

  • A pesar de que se lo conoce por sus exploraciones marítimas, Tylluan es un gran explorador terrestre y no es raro verlo lejos de su barco e incluso a través de los espesos bosques. Sin embargo su prioridad ha sido siempre la navegación y se reserva dichas exploraciones para casos “donde el acceso sea inevitablemente terrestre aunque eso no es motivo que me detenga”.

  • Conserva en su camarote infinidad de cartas de niños de todo Gardeling que lo saludan y le piden que visite su pueblo. Siempre que puede el Capitán responde e incluso ha llegado a cambiar de rumbo y realizar visitas “relámpago”. No es de extrañar que de esa manera haya explorado gran parte del mundo, pues él parte sin destino fijo y siempre está dispuesto a “tomar el curso que más convenga dadas las circunstancias pues no hay lugar desconocido al que se llegue con intención, todo hay que hacerlo con la intuición y eso no puede decidirse con anticipación”.

  • De personalidad tranquila y bastante reservado, puede llegarnos a parecer alguien de carácter serio pero en realidad es casi todo lo opuesto. Su apariencia intimidatoria infunde respeto con sólo verlo, mas cuando se entabla conversación dichos prejuicios desaparecen. Acostumbra reírse de sí mismo y es bastante consciente de sus limitaciones. Sabe aceptar cuando está equivocado pero eso no quita que al contar sus historias a extraños “retoque” ciertos detalles que hagan el relato más interesante, a pesar de la mirada cómplice de aquellos que por haberlo escuchado o leído en otra ocasión saben que no han sido así los hechos, sin embargo disfrutan de oírlo nuevamente.

Así entonces cierra el archivo el propio Capitán, con su consideración sobre lo que él mismo representa y aquello que cree importante destacar:

“No siento otra cosa más que agradecimiento para con el pueblo de Gardeling. A lo largo de mi vida supe recorrer y conocer lo que yo creo sigue siendo una diminuta parte de este mundo, y aún a mi avanzada edad seguiré haciendo lo posible para llevarles a ustedes todo lo que haga falta a la luz de brindar aquello que sea de ayuda para nuestros niños y nuestro futuro. Mis sinceras disculpas a quienes he ignorado por razones que me exceden, cientos de niños que aún esperan mi respuesta. Pero les aseguro que los tengo presente en cada una de mis exploraciones y los aliento a que sigan escribiéndome pues son sus expresiones las que me impulsan en cada uno de mis viajes. Para todos los que me conocen aunque sea por mis libros, no se queden con la experiencia única de la lectura. Espero que mis vivencias hayan podido alentar a tantos otros a salir al mundo y conocer todo lo más que se pueda, sin dejar de lado eso tan útil para nuestra educación como son los libros. En el intercambio de opiniones a lo largo de los años he encontrado el verdadero conocimiento, abriendo la mente y jamás prejuzgando aquello que desconozco. De esta manera me despido, pudiendo sentir luego de tan arduo trabajo la satisfacción de saber que el pueblo de Gardeling reconoce la verdadera riqueza, el conocimiento.”

Con afecto, Capitán Tintu.

PersonajesGardeling World