Las Llaves

Una costumbre milenaria

Una de las costumbres más antiguas se basa en obsequiar una llave del Árbol de las Llaves a los recién nacidos.

La tradición tuvo su origen hace miles de años, cerca del pueblo de Gealas. De allí son originarios estos árboles que tienen la particularidad de otorgar llaves en lugar de frutos. Cada vez que una es arrancada otra nueva crece y ocupa su lugar.

Algunas, pequeñas y relucientes, pueden ser colgadas del cuello. Otras, grandes y pesadas, requieren un poco más de esfuerzo.

Actualmente es muy fácil encontrar Árboles de las Llaves (Kree). El más famoso está ubicado dentro de la Cordillera de Munturia donde convive con la Manzana Encerrada.

 Dreamy Bunny con la Manzana Encerrada

Dreamy Bunny con la Manzana Encerrada

Bubali y Valling son dos de las tantas ciudades reconocidas por su excelencia en la decoración de llaves. Con ellas se realizan todo tipo de amuletos y colgantes listos para ser regalados. En las “llaverías” de Puerto Las Moras pueden hallarse los Exhibidores Generacionales, especialmente manufacturados para guardar durante miles de años todas las llaves que pertenecieron a los miembros de la familia.

Regalar llaves se considera un hecho simbólico, aunque muchas de ellas son capaces de abrir las millones de puertas esparcidas por todo el mundo, así como también de la Casa del Millón de Puertas.

 
 Una de las tantas maneras de llevar las llaves es colgadas al cuello. 

Una de las tantas maneras de llevar las llaves es colgadas al cuello. 

 
FolcloreGardeling World